Una coalición más amplia

 

En marzo del 2015, el radicalismo tomó la decisión de contribuir a la edificación de una coalición política que luego fue Cambiemos. Esa había sido la opción votada por la mayoría, luego de considerar las tres alternativas que había en aquel momento: la primera, aferrarse a la idea de individualidad política, expresada en términos electorales en la “Lista 3”; la segunda, profundizar el camino que habíamos iniciado junto a las fuerzas políticas que sentíamos más cercanas, en lo que en aquel momento era UNEN; y la tercera, conformar una coalición que fuera capaz de “parar dos estaciones antes de llegar a  Venezuela” como dijo Felipe González en su vista reciente a Buenos Aires.

Visto en perspectiva, podemos apreciar lo acertada que fue la decisión radical.

La Lista 3 salvaguardaba la individualidad, es cierto, pero no era la única  opción que permitía preservar la identidad.

Las identidades electorales en el pasado estaban signadas por el papel y el lugar que cada uno tenía en el proceso productivo. Con el paso del tiempo, las sociedades  se hacen cada vez más diversas y complejas. Hoy los votantes se identifican por ideología pero también por ciertas opciones de vida, como puede ser la orientación sexual, o por el compromiso con ciertas causas, como la igualdad de genero o el cuidado medioambiental, entre muchas otras consideraciones.

Un partido político por sí solo ya no representa electoralmente la diversidad de la sociedad.

La identidad  se construye por un conjunto diverso de afinidades, posiciones y puntos de vista, lo que abre las puertas a múltiples conformaciones de prioridades políticas. Dicho de otra forma, un partido político por sí solo ya no representa electoralmente la diversidad de la sociedad.

Continuar leyendo “Una coalición más amplia”

Más y mejor Cambiemos

Foto: Telam

Ayer, 27 de mayo de 2019, el radicalismo ratificó su pertenencia a Cambiemos y explicitó una serie de medidas a tomar para fortalecerla a futuro (leer resolución y documento final “Hacia una coalición de gobierno para construir una Argentina sana y previsible”) . Estuve conversando en los medios sobre el significado de esta decisión, que brinda continuidad a la estrategia delineada cuatro años atrás en la Convención Nacional de Gualeguaychú. Aquí, la transcripción del diálogo que tuve esta mañana con el periodista Carlos “Pato” Méndez.

La Convención Nacional tomó la decisión mayoritaria de seguir en Cambiemos e instó a reformular y ampliar la coalición, ¿Cómo se va a generar esta instancia de ampliación y cómo se va a gestionar el diálogo con el PRO?

Primero, dos comentarios; el primero es que, en condición de radical, siento orgullo de que haya un partido político -el único tal vez en la Argentina de hoy, que tome sus decisiones de modo horizontal, democrático, a la luz del día, a cara descubierta y escuchando todas las posiciones; el segundo es que esa discusión se dio en el marco de un acceso irrestricto para la prensa, a diferencia de un acto político que se hizo hace poco tiempo, donde algunos trabajadores de prensa  no tuvieron la posibilidad de estar presentes en vivo y en directo e, incluso, algunos sufrieron algún tipo de acoso político.

En cuanto a la pregunta, el radicalismo lo que hizo ayer fue ratificar su pertenencia a Cambiemos con una votación que en número supera a la que tuvo lugar en Gualeguaychú cuatro años atrás y con una diferencia de votos con respecto a aquellos que se oponían a esta decisión, que más que duplicó la de 2015.

Además de ratificar Cambiemos, se hizo explicita una voluntad de ampliar las bases de sustentación política de la coalición, algo que toda fuerza política busca hacer.

En tercer lugar, se reconoció la necesidad de mejorar el funcionamiento de la coalición a través de la existencia de normas que reglen su funcionamiento, que hagan posible y viable un mejor desarrollo de la acción de la coalición política siguiendo los mejores ejemplos de otras naciones del mundo, incluso la más cercanas con Chile y Uruguay. Todo eso será resultado de una decisión tomada en forma conjunta por los integrantes de la coalición. Continuar leyendo “Más y mejor Cambiemos”

Episodio 2: Parque Norte

Convención UCR 205 Gualeguaychú
Convención Nacional UCR, 2015

El fin de semana estuve conversando con el periodista Jorge Liotti sobre las decisiones del radicalismo de cara a la Convención Nacional que se realizará el próximo 27 de mayo.

El antecedente, podríamos decir el Episodio 1, arrancó el 14 de marzo de 2015 en la Convención de Gualeguaychú  Allí, el radicalismo resolvió ser actor protagónico en la construcción de una alternativa política. El partido una vez más se colocó a la altura de las circunstancias y le ofreció a la sociedad argentina un instrumento para evitar la continuidad del experimento populista más extenso de la época contemporánea, desde 1930 hasta la fecha.

El Episodio 2 comienza en Parque Norte, el próximo 27 de mayo. Está en discusión la eventual regresión populista o el fortalecimiento de un camino de transformación de la Argentina. Habrá un debate, con opiniones matizadas, pero la voluntad mayoritaria del radicalismo está encaminada en la dirección de continuar y mejorar la coalición Cambiemos.

Continuar leyendo “Episodio 2: Parque Norte”

Cambiemos debe buscar una mayoría estable en el Congreso

Estuve conversando con el periodista Diego Genoud sobre Alfonsín, el radicalismo, el peronismo, el PRO, las coaliciones, el populismo y el progresismo. Aquí transcribo la entrevista.

¿Cuál es la línea que lleva al radicalismo de Alfonsín a Macri?

–Alfonsín fue el abanderado de la inauguración democrática y el camino que la sociedad eligió para evitar el ejercicio populista en Argentina. Después de Alfonsín, tuvimos una experiencia populista de 10 años con Menem y una de 12 con Kirchner, el experimento político más extenso desde 1930. Con el mejor contexto internacional posible, mayorías parlamentarias y apoyo mediático, social y productivo, se fue con uno de cada tres argentinos bajo la línea de pobreza. El hilo conductor entre Alfonsín y la experiencia Cambiemos es la voluntad de construir una opción política que evite la continuación populista.

Más allá de las diferencias entre Menem y Kirchner, ¿por qué encarna y funciona el populismo en Argentina?

–América Latina vive una tercera ola populista. En los ‘40, vino de la mano de variantes nacionalistas; en los ‘90, estuvo acompañada por una práctica neoliberal y hoy tiene una visión más estatista que neoliberal. Pero es la misma esencia, que es el desapego de la democracia representativa y la división de poderes. Fujimori y Maduro, más o menos lo mismo. ¿Por qué no hay populismo en Uruguay y en Chile? Porque hay un Estado que funciona, respeto a la ley de los ciudadanos, un sistema con partidos y una cultura del acuerdo y el compromiso entre los actores. En cambio, acá está la anomia boba de la que habló (Carlos) Nino.

Continuar leyendo “Cambiemos debe buscar una mayoría estable en el Congreso”

Dinero, política y democracia

Foto por Oleg Magni en Pexels

Regresé esta semana de la segunda reunión anual de la Red Global de Auditores organizada por la OECD donde, si bien el tema principal planteado era el de los desafíos de auditar en la era digital, hubieron sesiones que giraron sobre integridad y transparencia (o su ausencia). Es que la corrupción política que se extiende en América Latina es una preocupación creciente. Sobre ésto y su vinculación con el financiamiento de los partidos políticos -algo que en la Argentina ahora se está debatiendo en el Congreso- realicé algunas reflexiones que publicó este fin de semana el diario Perfil. Abajo transcribo el artículo y agrego algunas notas para quien quiera mayor profundidad sobre algunos temas.

Los golpes de Estado y los autoritarismos fueron, en el siglo pasado, el rasgo distintivo y dominante del paisaje institucional en América Latina. En tanto, las elecciones de 1983 en Argentina iniciaron una dinámica política que llevó a la región a tener en nuestros días –salvo en el caso de Cuba– gobiernos elegidos democráticamente en elecciones que, con la excepción de Venezuela, no han sido cuestionadas en su legitimidad.

Sin indulgencia. Ese gigantesco paso adelante está siendo negativamente afectado, en la mayoría de nuestros países, por resonantes casos de corrupción que ya no cuentan, como en el pasado, con actitudes indulgentes llenas de argumentos economicistas que pretendían justificar la corrupción con los supuestos beneficios de empresas y empresarios audaces, imprescindibles para salir de la trampa del atraso económico.

La corrupción expone la captura del Estado por parte de élites, es una suerte de privatización de la política pública que pone en jaque las instituciones y el estado de Derecho.

Por el contrario, se extiende la convicción de que la corrupción expone, por un lado, la perniciosa captura del Estado por parte de algunas élites que, en ocasiones, exhiben un despliegue a escala supranacional y, por otro lado, esa verdadera “privatización de la política pública” amenaza, al socavar la confianza social en las instituciones, la estabilidad política y la vigencia del Estado de derecho.

El Departamento de Justicia de USA reveló que la empresa Odebrecht obtuvo ganancias por 2996 millones de dólares en sus operaciones en 10 países de América Latina y reconoció haber pagado sobornos por 780 millones de dólares, principalmente en Brasil y la República Bolivariana de Venezuela.

El número de países afectados, la magnitud de los fraudes y su repercusión social han renovado el interés académico sobre el estudio de las posibles razones que explican la existencia de actos de corrupción dejando de lado la simple y equivocada idea, todavía presente en grupos políticos de matriz ideológica conservadora, de que el tamaño del Estado determina el nivel de la corrupción.

Continuar leyendo “Dinero, política y democracia”