Caricaturas distorsionadas

9789876284219-el-eslabon-perdido

Mañana, miércoles 12 de octubre, estaré presentando “El eslabón perdido”, libro de Pablo Gerchunoff, en un ciclo que organiza la Universidad Di Tella a propósito de los 100 años de la primera democracia que marcó la presidencia de Hipólito Yrigoyen.

El libro me llevó a pensar sobre la falsa caricatura con la que crecieron muchos argentinos, esa que muestra a Yrigoyen y Alvear como archienemigos.

Existe una visión caricaturesca de Yrigoyen y Alvear enfrentados como héroe y villano, cuando ambos radicales fueron coprotagonistas de la creación democrática de principios del siglo XX.

La realidad era otra. Alvear fue secretario privado de Alem, el constructor del radicalismo. Representó a Yrigoyen en el duelo con De la Torre y a su gobierno como Embajador en Francia. Cuando a Yrigoyen lo encerraron, luego de su derrocamiento, convocó a apoyar a Alvear.

La semana pasada, en un acto de Cristina Fernández de Kirchner, se pretendió imponer una nueva caricatura, tan falsa como la de los supuestos rivales irreconciliables de principio de siglo XX.

Nos quieren hacer creer que el anterior Gobierno terminó poco menos que sitiado por una avanzada imperialista, y que la culminación de esa etapa de tres periodos presidenciales fue la aniquilación del mandato popular.

Las dos premisas son falsas.

La primera es similar a la que pregona Nicolás Maduro quien atribuye la profunda crisis socio-económica por la que atraviesa el país a una “arremetida global contra Venezuela”.

En Venezuela hablaron las urnas y también en la Argentina, donde en las últimas elecciones la población se expresó tres veces, con amplia participación: eligió candidatos en elecciones primarias, luego votó a presidente en la elección nacional y finalmente desempató en segunda vuelta.

Hoy quieren imponer la caricatura de una avanzada imperialista que desplazó al gobierno anterior.

Con respecto a la idea de que los gobiernos de Cristina y Néstor Kirchner fueron los únicos y verdaderos representantes del pueblo, la caricatura esboza supuestos trofeos sociales que se desmoronan frente a los hechos.

La realidad muestra una Administración que disfrutó del mejor contexto internacional de la historia, que duplicó el gasto público, que gobernó con mayoría en el Congreso Nacional y en las provincias, que tuvo a la CGT de su lado, que manipuló un dispositivo de medios oficiales sin precedentes, que sometió a su partido a la voluntad de la facción gobernante. Esa Administración, con mucho más que viento de cola, terminó con 1 de cada 4 hogares sumergidos en la pobreza (situación que en el caso de los niños llega al 50%) y en medio de una borrachera de corrupción e impunidad nunca antes vista.

Luego de tres mandatos presidenciales, el experimento populista terminó con 1 de cada 4 hogares sumergidos en la pobreza.

Las caricaturas también pretenden distorsionar la figura del Presidente Alfonsín, al compararlo con Néstor Kirchner. Una ofensa a la inteligencia y un agravio a la memoria. Alfonsín jamás hubiera endosado las políticas de los Kirchner, entre muchas otras cosas porque fue un hombre de conducta irreprochable.

El radicalismo tiene el orgullo de haber recorrido gran parte de tres siglos de historia argentina y de haber inaugurado el primer ciclo de democracia que se celebra en estos días, así como de haber protagonizado su reconstrucción de la mano de Alfonsín. En los tiempos presentes mostró capacidad de respuesta para contribuir de modo decisivo a la creación de una alternativa de poder que permitiera dejar atrás el experimento populista que tan mal le ha hecho a la Argentina.

En este sentido, resulta interesante la visión de Pablo Gerchunoff, quien en esta entrevista explica por qué en su libro eligió retratar la economía política de los gobiernos radicales de 1916 a 1930 – liderados por Yrigoyen y Alvear; un período que el autor describe como “muy vital, muy abaracativo en el sentido poli-clasista y también en términos territoriales”.

En otro extracto del reportaje, también hace referencia a la nueva etapa radical, dentro de la coalición Cambiemos, describiéndola como una apuesta “atractiva” y “audaz”.

Prometo escribir más sobre el libro de Gerchunoff luego de la presentación.

7 opiniones en “Caricaturas distorsionadas”

  1. Gracias Jesus por tener la valentia de presentar el libro de Gerchunoff. Y lo digo porque siempre pense que al margen de la ciudadania en general, proclive a “comprar” cualquier relato, tambien existio de parte de algunos dirigentes radicales la estrategia de “tapar” parte de esta rica historia, compitiendo con el peronismo en la carrrera de la criolla vision “Nacional y Popular”
    Creo que la UCR se merece una reconstuccion en base a su rica historia que no excluye la vision politica liberal (que tanto Alem como Alvear tenian), como sus convicciones sociales hacia los mas desprotegidos por la que tanto Yrigoyen como Alfonsin (asociando a la UCR a la internacional socialdemocrata), tambien lucharon. O sea luchar por la justicia social sin prescindir de la libertad.

  2. Excelente la nota. Si bien creo que Yrigoyen y Alvear no eran amigos, ninguno poseía las mezquindades necesarias para considerar a un correligionario un enemigo. Es vergonzoso lo protagonizado en el acto realizado la semana pasada por un ex radical, que se burla de los símbolos de un partido centenario y de todos los que adherimos a principios irrenunciables, pero sobre todo se burla de un Presidente con mayúsculas, comparándolo con un ladronzuelo de pacotilla. Parece interesante el enfoque del libro sobre un tema tan sensible como la economía de aquellos gobiernos.

  3. Buen análisis Jesus…y lúcida y oportuna iniciativa de Pablo Gerchunoff que, al tiempo de ilustrar sobre los valores de ambos presidentes en nuestra historia, fundadamente corrije las omisiones frecuentes en que hemos incurrido en nuestro “relato” de “cabotaje”…

  4. Que bueno desmistificar determinados relatos.Estos tendrían que tener mayor difusión para conocimiento de una realidad distorsionada por la oposición K. Gracias por tu nota.

  5. Creo que hay un echo total que muestra “envergadura” GENIAL de Don Hipólito, como ESTADISTA COMPLETO. Me refiero al retiro de ARGENTINA de la “LIGA DE LAS NACIONES” “no es posible crear un ente internacional, con desigualdad en sus miembros”. Luego se produjo la creación de la LIGA, que concluyó con la segunda guerra mundial. Finalizada esta “LAS NACIONES UNIDAS” con los”5 GRANDES” y su posibilidad de “VETO”.no queda espacio aquí para ver que “EL PELUDO” FUÉ UN GRAN MANDATARIO y “visionario del mundo”

  6. que bien sentir estos comentarios,es como si nos insertaran a los Radicales oxigeno nuevo, después de respirar tanto aire viciado 12 años,con el tesoro y lideres valiosos que tenemos de historia hay que saber cuidar y valorar lo nuestro ,saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *