Claves para navegar una segunda década perdida

Aún sin saber cuándo terminará la pandemia ni a cuántas personas alcanzará, ya es claro y definitivo que nos encontramos ante la crisis económica y social del siglo. En particular, para América Latina afrontamos, en términos económicos, la segunda década perdida, a semejanza de la que azotó nuestra región a principio de los ’80.

Cinco de los diez países más afectados por la pandemia COVID-19 son latinoamericanos.

Para compartir reflexiones sobre los alcances e impactos de la pandemia, participé ayer del Seminario Anual CARI 42: Estrategia Global de la Argentina en Tiempos Inciertos, junto con destacados colegas, Facundo Suárez Lastra, Vicepresidente 1º de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara de Diputados de la Nación, y Diego Guelar, Ex Embajador argentino en la Unión Europea,  los Estados Unidos, Brasil y China.

América Latina es el epicentro de la pandemia: de los diez países más afectados, cinco son latinoamericanos. Con el 9% de la población global, nuestra región contabiliza alrededor de un tercio de los contagiados a nivel global.

Esta pandemia alienta miedos individuales y, también,  acrecienta incertidumbres sociales. Y eso abre las puertas al surgimiento o a la consolidación de liderazgos autoritarios en la región (y también en todos los demás continentes). Efectivamente,  los populismos son poco capaces de afrontar los desafíos de la pandemia porque demuestran desdén hacia el saber de los expertos y hacia la organización, planificación y atención que se requiere para afrontar seriamente una pandemia. Desconfían, además, de los aprendizajes y de las buenas prácticas de la comunidad global.

“Los modos populistas descreen de los liderazgos cooperativos y, en general, revelan una vocación para encontrar mecanismos para administrar la sociedad desde el poder.”

La Argentina ingresó a la pandemia ya arrastrando un retroceso relativo con respecto a otros países de la región. El estancamiento económico que sufrimos desde hace décadas  ha tenido consecuencias directas en los dos paradigmas que nutren nuestra sociedad: la movilidad social y la justicia social.

Los problemas de nuestra Nación son complejos y debemos contar con acuerdos políticos sólidos y llenos de contenido que permitan extender el horizonte temporal para ser viable la posibilidad del crecimiento, la inversión productiva y la creación de puestos de trabajo.

“El nudo del nuevo patrón de crecimiento es la construcción de una coalición social y política pro-exportadora. La Argentina no tendrá destino si no es capaz de incorporarse a ese mundo de comercio y producción.”

Debemos tener siempre presente que, en democracia, los acuerdos entre los actores políticos en sede parlamentaria son fundamentales. Hay una causalidad directa y asociación positiva en el fortalecimiento de las instituciones democráticas y el resultado económico y social.

En conclusión, es necesario actuar con una visión progresista y proactiva confiando en que la política pueda cambiar prácticas y hábitos culturales de una sociedad. Si fuimos capaces a principio de los ’80, con el Presidente Alfonsín, de terminar décadas de golpes autoritarios, entonces debemos ser capaces de un acuerdo político sustentable, a la luz del día y en sede parlamentaria, para superara la decadencia económica de nuestro país.

En el video insertado en esta entrada se puede acceder a la versión completa de la conferencia.

4 opiniones en “Claves para navegar una segunda década perdida”

  1. Estimado Jesús, como siempre mi respeto y admiración. Tu articulo es como siempre analítico y profesional. Esta vez, sin embargo, debo decirte algo que siento como un ciudadano común. No creo que con este gobierno y con esta composición en el Congreso, se pueda logran un acuerdo posible.
    A gatas y poniendole “onda” creo que con la gente en la calle estamos frenando (o dilatando) en algo los atropellos a la democracia y la consagración de la impunidad que se esta intentando. Y todo como decís, en uno de los peores momentos de la humanidad toda.
    Sinceramente creo que ya es hora de levantar la voz, de manera coordinada, de los principales referentes del espacio opositor, antes de que sea demasiado tarde.
    No soy de los que cree que los ejemplos de distintos países se pueden “copiar y pegar”….no creo que seamos Venezuela. Así como el Nazismo alemán, fue distinto al fascismo italiano y distinto a la falange franquista…..nosotros no vamos a ser lo mismo que otro ejemplo de autoritarismo populista….será seguramente el modelo Argento…pero lo será tan negativo como todos los otros ejemplos que podemos ve.
    Todavía estamos a tiempo.
    Abrazo fuerte!!

  2. Sin enloquecernos debemos continuar tejiendo alianzas y equipos de trabajo para el 2023….. El gobierno tipo FF solamente puede gobernar con alguna faz positiva en epocas de vacas gordas, ahora no hay nada para repartir , salvo discursos y culpas al anterior gobierno. No debemos quedarnos quietos ante esta terrible inundacion de pobreza…….Hay que planificar un pais mas racional y realmente progresista, trabajo, inversion y confianza en nosotros.

  3. “La construcción de una coalición social y política pro-exportadora”, como se menciona es el camino. Pero no hay que dejar de lado la necesidad imperiosa de una reforma impositiva que incentive la inversión en nuestro país. Herramienta fundamental para inicial el camino de reindustrialización y generación de empleo. Hay que fomentar el desarrollo tecnológico que hoy viene demostrando un crecimiento considerable y sólo es posible trabajando en conjunto. fortaleciendo y desarrollando la coalición.

  4. arrSi el genial Dr.Raúl Alfonsín viviera, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Cómo se arrepentiría de quienes por lograr un “carguito” se arrodillan ante quien sea. DESTRUYERON NUESTRO CENTENARIO PARTIDO. MERCENARIOS: dan verguenza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.