Las Urnas: Donde mueren las palabras

Integré la delegación de la Internacional Socialista a Venezuela como observador en las elecciones legislativas.

A las 4:30 de la mañana bombas de estruendo tocaron diana y  fuegos artificiales anticiparon los primeros discursos oficialistas   convocando con tono marcial a  votar en una elección que es voluntaria ( la concurrencia fue del 66 %) y que se realiza de manera electrónica.

Se eligieron 165 diputados en un sistema mixto, 110 en circunscripciones nominales  y el resto  de manera proporcional.

Visitamos distintos lugares de votación, entre ellos el Barrio 23 de enero donde vota el Presidente, muy conocido por ser el territorio de Los Guardianes de Chávez .

A casi doce horas de cerrado el comicio es difícil tener información precisa sobre los resultados, aunque es seguro – según datos oficiales- que el gobierno no tiene las mayorías especiales que se proponía y, según datos extraoficiales, es posible que en números absolutos de votantes, sin considerar las bancas distribuídas por un intrincado sistema electoral, la mayoría de los venezolanos hayan expresado su desacuerdo con la "democradura" de Chávez.

3 opiniones en “Las Urnas: Donde mueren las palabras”

  1. Me parece loable la ctitud que tomas al acompañar los procesos democrarticos de otros paises. Habla de una persona que solo ve y entiende actitudes proactivas hacia una america democratica y libre muchos dirijentes tendrian que seguir tu ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *