En Argentina doscientos años no es poco tiempo

En los inicios de la década de los noventa, cuando la prensa del mundo analizaba las consecuencias de la implosión de la Unión Soviética,  leí la misma cita  atribuída a dos personas distintas: a Francois Furet, el académico francés experto en la Revolución de 1789, y al líder chino Den Xiaoping, el arquitecto del inicio de las reformas económicas en su país.

El concepto, que cito de memoria, decía  que “ doscientos años son insuficientes para analizar el impacto de la Revolución Francesa  en el desarrollo histórico”. 

Es probable que esa noción sea válida desde la perspectiva de un historiador francés y un dirigente político chino, pero no parece apropiada para el análisis del significado de la Revolución de Mayo en la Argentina y justifica el despliegue que, entre otros, Clarín, La Nación y Página 12 le dedicaron.

De lo que pude leer, uno de los trabajos que más  me atrajo fue el artículo que Daniel Larriqueta publicó  el pasado miércoles 5    donde afirma que Buenos Aires  “nutrida por la liberalidad, el cosmopolitismo, la riqueza y el sentido innovador” produjo una revolución diferente y que “ de ella deriva el formidable vigor de la Argentina, que se puso al frente de la vanguardia continental, abrió el cauce a nuestros abuelos inmigrantes, ofreció una gran tarea de educación e inclusión y formó una conciencia profunda que cuajó en que aún mucho después, en 1983, fuera también la Argentina la que encabezara en la región la reconstrucción de la democracia”

6 opiniones en “En Argentina doscientos años no es poco tiempo”

  1. La verdad que no acuerdo en que solo Buenos Aires, por su característica fue el motor de la revolución de Mayo, de allí solo supimos porque la historia la escriben los que ganan no? creo que en el interior había más y mejor potencial para independizarnos y así se demostró algo después, a pesar de que algunos caudillismos a ultranza desequilibraron la situación, también asi sucedio en Buenos Aires, pero luego de 200 años del primer gobierno patrio, seguimos mintiendo sobre nuestro federalismo, y aunque ya no peleamos de la misma forma, sufrimos casi pacientemente quiénes, como yo nacimos en el centro del país, soy Rosarina, pero elegimos para vivir la hermosa Patagonia… donde se sigue padeciendo que “Dios siga atendiendo en Capital” mal que algunos orgullosamente bendicen.

  2. El atraso relativo de Argentina respecto de Europa, Canadá, Australia y Nueva Zelanda se debe a la lucha que se produjo enseguida del 25 de Mayo respecto del derecho de propiedad de las tierras que se abría a partir de entonces. Sabemos que el espíritu de mayo estaba a favor del derecho de los modernos prueba de lo cual fue la Ley de Enfiteusis abolida por el mitrismo. Las posturas de Echeverría, Alberdi y Sarmiento
    fueron incumplidas quienes pertenecían al unitarismo y así lo testimonia el discursp de José Terrey en 1898 cuando inaugura la catedra de Finanzas Públicas en la UNBA. Ya entonces los gobiernos corruptosse nutrieron y fueron funcionales a quienes capitalizaron en su favor exclusivo las rentas de la tierra, que ciertamente pertenecian a la sociedad que expandía el territorio de la patria. Desde entonces, el sistema tributario argentino se extructuró sobre los impuestos a las ganancias y a los consumos exclusivamente, el primero impidiendo la formación del capital y el segundo produciendo la estrechez del mercado. El impuesto a la tierra ausente y en la década de los 30s la Ley de Coparticipación Federal, sellaron definitivamente la sepultura del
    federalismo argentino y consagraron de hecho, el sistema unitario que nos rige.

    Jesús, lo felicito y hago votos para que pueda concretar sus esfuerzos para que la Constitución de 1853/60 sea la que siempre debió ser y nunca fué, excepción hecha de los gobiernos de Roque Saenz Peña y Bernardo de Irigoyen.

  3. El atraso relativo de Argentina respecto de Europa, Canadá, Australia y Nueva Zelanda se debe a la lucha que se produjo enseguida del 25 de Mayo respecto del derecho de propiedad de las tierras que se abría a partir de entonces. Sabemos que el espíritu de mayo estaba a favor del derecho de los modernos prueba de lo cual fue la Ley de Enfiteusis abolida por el mitrismo. Las posturas de Echeverría, Alberdi y Sarmiento
    fueron incumplidas por quienes pertenecían al unitarismo y así lo testimonia el discurso de José Terrey en 1898 cuando inaugura la catedra de Finanzas Públicas en la UNBA. Ya entonces los gobiernos corruptosse nutrieron y fueron funcionales a quienes capitalizaron en su favor exclusivo las rentas de la tierra, que ciertamente pertenecian a la sociedad que expandía el territorio de la patria. Desde entonces, el sistema tributario argentino se extructuró sobre los impuestos a las ganancias y a los consumos exclusivamente, el primero impidiendo la formación del capital y el segundo produciendo la estrechez del mercado. El impuesto a la tierra ausente y en la década de los 30s la Ley de Coparticipación Federal, sellaron definitivamente la sepultura del
    federalismo argentino y consagraron de hecho, el sistema unitario que nos rige.

    Jesús, lo felicito y hago votos para que pueda concretar sus esfuerzos para que la Constitución de 1853/60 sea la que siempre debió ser y nunca fué, excepción hecha de los gobiernos de Roque Saenz Peña y Bernardo de Irigoyen.

  4. Muchas gracias por los comentarios: Entiendo Dr Cuello que no propicia una reforma de la actual Constitucion. Creo, y estoy seguro que coincidimos, en la imprescindible necesidad de fortalecer la instituciones para, ademas de garantizar los derechos democraticos, dar sustentabilidas al progreso economico que requiere de estabilidad y previsibilidad de las reglas de juego.

  5. Jesus, felicito la iniciativa de crear un blog. Leyendo los comentarios uno se nutre del conocimiento y pensamiento de otros y es una buena forma de estar comunicados para compartir temas de interes general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *