El precio sostén es insostenible

Ypf_surtidor

La cuestionada propuesta oficial para superar la evidente crisis energética está empantanada -en un conflicto en el que están involucrados, insólitamente, los tres poderes del Estado- por el rechazo de amplios sectores sociales.

La discusión política se centra en la falta de audiencias públicas previas a las decisiones de aumentos en las cuentas de gas domiciliario y luz eléctrica. Ahora bien, ¿es esa ausencia el verdadero problema?

Las facturas de gas y servicio eléctrico que recibimos en casa representan la suma de las retribuciones al transportista, a la distribuidora y -la parte más sustantiva- al el costo del insumo (gas o kilowatt).

Los ingresos que corresponden al transportista y a la distribuidora -tanto de energía como de gas- se determinan, de acuerdo a las normas vigentes, luego de una audiencia pública.

En cambio, los precios de los insumos relevantes -gas y petróleo en boca de pozo- son fijados por el Poder Ejecutivo.

Por primera vez en casi 30 años, el precio del petróleo en Argentina es superior al internacional.

En el caso del petróleo en boca de pozo, el precio interno promedio reconocido a los productores para el año pasado -de acuerdo a la Resolución 1077 del año 2014 decidida por los actuales diputados Kicillof y De Vido- alcanzó los 68,07 dólares por barril, alrededor de un cuarenta por ciento por arriba del precio de referencia internacional.

Si bien esta situación de un precio doméstico artificialmente alto puede mejorar los balances de las empresas involucradas y aumentar los ingresos fiscales de algunas pocas provincias, tiene variadas consecuencias:

– Es una clara ineficiencia económica en la asignación de los recursos.  La transferencia, desde los consumidores -industriales y particulares- al concentrado mercado de productores, puede estimarse en alrededor de 4.300 millones de dólares. Para tener una idea de la magnitud relativa de esa transferencia, alcanza con recordar que la cifra orilla el monto previsto en la licitación de las obras hidroeléctricas a ser construidas en la Provincia de Santa Cruz.
– Repercute de manera directa y automática en la formación de los costos de provisión de energía y, en consecuencia, en las tarifas de luz eléctrica y gas.
– Determina que los precios de los combustibles líquidos (naftas y gas oil) sean de los más caros de América Latina.
– Impacta negativamente en la competitividad general de las actividades productivas, especialmente en la agro industria y en las economías regionales.
– Afecta las cuentas públicas porque aumenta el monto de las transferencias por subsidios al transporte automotor y la generación eléctrica.

La continuidad de la política del precio sostén originada en la anterior administración compromete la recuperación de la actividad productiva, retarda la reducción de la inflación, impide la creación de empleos de calidad y reduce el poder adquisitivo de los salarios.

Esa política del “precio sostén” del petróleo iniciada en el anterior gobierno, además de tener implicancias socio-económicas negativas y comprometer las posibilidades de recuperación, incumplió con los objetivos que se propuso. En efecto, no sólo se mantuvo estancada la producción de petróleo sino que, además, se redujo el esfuerzo exploratorio y la inversión en explotación.

La hoja de ruta que permita encauzar la solución al dilema energético heredado debe basarse en los siguientes fundamentos:

– Ratificar el concepto que la definición tarifaria y de precios energéticos es una potestad del poder ejecutivo.
– Centrar la estrategia en la determinación de los precios energéticos claves en la formación de las tarifas. Para el petróleo en boca de pozo, diseñar un sendero de baja del precio doméstico en pos de su alineamiento con el precio internacional y, en caso del gas en boca de pozo, llevar adelante estudios de costos de producción, a través de expertos independientes de los intereses sectoriales.
– Definir que el nivel tarifario y de los precios energéticos deben atender una triple condición: ser atractivos para la inversión, aceptables para la sociedad y sustentable fiscalmente.
– Reconocer y valorar la experiencia de trabajo, conceptual y político, de los ex secretarios de energía que no solo diagnosticaron tempranamente la crisis sino que formularon una propuesta -técnicamente eficaz y políticamente viable- que fue endosada por los principales líderes políticos.

“La viabilidad de cualquier plan se define por su sustentabilidad política y parlamentaria”.

En suma, se trata de darse cuenta que, como dijo recientemente un Premio Nobel de Economía en un Seminario en Buenos Aires al ser consultado acerca de las ventajas de las estrategias de shock sobre el gradualismo en la política económica: “La viabilidad de cualquier plan se define por su sustentabilidad política y parlamentaria”.

12 opiniones en “El precio sostén es insostenible”

  1. Totalmente de acuerdo. Ahora bien. Una reducción o eliminación de ese precio sostén implicaría que las empresas petroleras retacearán aumentos al sector de empleados petroleros, que tienen un sindicato belicoso y con fuerte poder, pues pueden bloquear el envío de petróleo o gas al resto del país. ¿Nuestro gobierno cuenta con herramientas para enfrentar esta situación?. No olvidemos que en el parlamento hay muchos diputados “obreros” y también representantes de las provincias petroleras, que verían afectadas sus ecuaciones financieras. Por otra parte, no olvidemos que casi el 50 % del precio del combustible son impuestos. ¿Que tal si el gobierno reduce sus propias tasas?
    Se necesita una profunda evaluación de estas variables, antes de decir graciosamente que se anularán esos valores sostén. O nos lanzaremos de cabeza a un conflicto impredecible.

  2. Porqué el Poder Ejecutivo no toma “El toro por las astas” y deroga la Resolución 1077 del año 2014, máxime si no se ha logrado los objetivos pretendidos, que beneficia unicamente a las provincias productoras en desmedro de todos los consumidores argentinos, ya sea por lo expuesto por vos? Si esto no es una decisión política para lograr acuerdos con los gobernadores para qué sean reflejados en la aprobación de leyes enviadas a ambas Cámaras, pero que , son un bumerang contrario a las próximas elecciones, por el malestar e incertidumbre de la gente del llano.

  3. El Poder Ejecutivo Nacional debe incorporar la idea de que el gradualismo es gobernabilidad política e institucional. la otra alternativa es el 2001. Muy buen análisis.

  4. Esclarecer los reales motivos por los cuales es necesario transparentar los valores tarifarios de los servicios energeticos es la unica via para acabar con los enfrentamientos que se han instalado, a la vez de contribuir a solucionar un genuino problema en la economia del pais.

    Texto sin acentos por impedirlo el sistema.

  5. Tanto las empresas de energía eléctrica como las de gas son monopolios cartelizados, posiblemente de propiedad extranjera, resultante de manipulaciones oscuras. Habrá que demostrar con estudios indubitables cuál es el costo de sus productos y el precio resultante de venta a los consumidores. Hasta ahora no se lo ha hecho.

  6. Estoy de acuerdo con el editorial; el problema que aquí se plantea es: ¿aceptaran las provincias petroleras, gobernadas en su mayoría por el PJ, la disminución de su regalías?? Obviamente no recibirán lo mismo con la disminución de “boca de pozo” porque ninguna empresa va a trabajar casi sin ganancias para ellos. Y los sindicalistas que manejan la voluntad de trabajo de los obreros, dada la circunstancia de la próxima “reunificación” de la CGT, cómo van a reaccionar??

  7. La clave del precio petrolifero es el valor de boca de pozo del millon de calorias.Abajo de setenta dolares el barril el shale es inviable. Es lo que elgobierno esta pagando encima delprecio de mercado que es cuarenta. Trabajamos en Brasil para sustituir esa energia por fuentes renovables a base de celulosa.El chip de madera hace mas de una decada que brinda energia equivalente por treinta dolares en el estado de São Paulo y varia muy poco con las oscilaciones de Wall Street. Adaptamos un motor en 2005 para E85 mezcla de etanol y butanol quince por ciento que la EPA autorizo en 2012. tambien fue fabricado un motor especial para esecombustible por Ethos Cummins derivado de un motor similar al que equipan las Hilux. El butanol se obtiene de residuos alimenticios de queserias y lecherias empleando chlostridium acetobutilicum como el desarrollo entonces de ChaimWeizmann primer presidente zionista de Israel.Para producir metanol hemos propuesto aserrin , piedra caliza y carbon vegetal en Itapeva SP obteniendo gas de sintesis. En Brasil Shell avanza tambien sobre Petrobras para controlar el mercado habiendo comprado el 49 por ciento del pre sal inviable ambientalmente. tenemos experiencia en gasificacion de combustibles solidos que se publico en La Prensa de Buenos Aires el 21 dejunio de 1994 la nota Electricidad a partir de carbon vegetal. Defendemos la destilacion de leña para obtener gas no condensable, liquido piroleñoso, carbon vegetal y calor para ulteriores procesos de obtencion de etanol y butanol.
    A vuestras gratas ordenes.
    Benjamin Bof

  8. Completamente de acuerdo con el diagnostico y con la propuesta del articulo. Pienso que el problema político principal es que hay millones de argentinos que todavía no ven la perversidad ética del esquema de subsidios y distorsión de precios de la energía que todavía arrastramos, ni sus trágicas consecuencias económicas. Creo que a pesar de tanto que se ha dicho, la comunicación gubernamental ha fallado en explicar este tema de manera que todos puedan entenderlo. Gracias.

    Marcelo.

  9. Estimado Jesús:
    Agradezco tu trabajo sobre tarifas energéticas, porque al menos en mi caso, suma información y argumentos que me sirven para enriquecer posiciones. De todas maneras, quiero señalar que salvo para los fundamentalistas, cuyos jefes resultan ser los responsables de la crisis energética, para la amplísima mayoría, los ajustes están fuera del debate. Hoy se discute el “como” realizarlos. Si prestamos atención, las tarifas eléctricas, no fueron el problema, ya estaban “digeridas” por los consumidores y en buena medida se debe a que estuvieron más justamente elaboradas y además que existen gran cantidad de cooperativas eléctricas en el país, que están en contacto directo con los consumidores y además, contrapesan a las grandes empresas. El problema mayor se generó con las tarifas de gas. Modestamente creo que no fueron bien diseñadas, pero además la influencia y presión de las grandes empresas, no tiene contrapeso suficiente. Un abrazo. Juanjo

  10. El problema energetico esta acertadamente planteado. Pocos se han animado a hacerlo transformandose algunos en voceros empresariales. Algo interesante seria hacer una investigacion sobre las ganancias de las privatizadas desde que se iniciaron y cuanto fue lo que dispusieron en inversiones.

  11. Gracias a todos por sus aportes.

    Con relación a las opiniones recibidas me gustaría hacer algunas consideraciones:

    – Es cierto que abandonar la actual política pública de precio sostén del barril de petróleo nacional podría generar una situación de conflicto de intereses para los actores intervinieres. Sin embargo, esta situación puede contemplarse con medidas puntuales.

    – No parecería razonable mantener el actual esquema de precios del petróleo en boca de pozo que aparece a todas luces ineficiente económicamente, afecta las finanzas públicas, genera efectos negativos al total de la economía nacional y obliga a todos los consumidores particulares e industriales a pagar los combustibles más caros de la región (a excepción de Uruguay).

    – De todas formas considero que el gradualismo se impone como única opción, que permita disminuir el precio del barril “criollo” y al mismo tiempo analizar la necesidad o pertinencia de aumentar del precio del gas en boca de pozo en vistas a las próximas revisiones tarifarias integrales.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *