Pasivos ambientales estatizados

El mes pasado en la AGN aprobamos un examen especial sobre la gestión del Estado Nacional (2014- 2015) frente a los pasivos ambientales de la minería, es decir, los residuos y subproductos de esta actividad extractiva que no fueron remediados oportunamente por las empresas y que continúan contaminando el ambiente y teniendo efectos nocivos sobre las poblaciones afectadas.

El caso de Metal Huasi en Abra Pampa, Jujuy, lo demuestra de modo dramático: hoy en día, 26 años luego de que cerrara la fundidora, 100% de los niños y 50% de los adultos de Abra Pampa tienen niveles de plomo en sangre mayores a los recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

El siguiente video revela los principales hallazgos de la auditoría:

La ausencia de normativa nacional sobre pasivos ambientales y la falta de coordinación entre el Estado Nacional y las provincias – que son titulares del dominio de los recursos de acuerdo a la Constitución- son factores de vulnerabilidad que resultan tanto más graves en un sector como el minero, que ha expandido su producción en la Argentina en los últimos años y que ha experimentado un significativo aumento de inversión.

Las grandes empresas mineras obtienen beneficios extraordinarios en aquellos países con normas débiles y gobiernos locales presionados por las urgencias sociales y ausencia de actividades económicas alternativas rentables y competitivas. La consecuencia es la posibilidad de transferir al sector público parte de sus costos privados. Asi, por no haberse ocupado de controlar adecuadamente a las empresas mineras en el pasado, el Estado argentino ahora debe hacerse cargo de los pasivos ambientales que tanto dañan a la población y al ecosistema.

1 opinión en “Pasivos ambientales estatizados”

  1. Mientras los políticos que aspiran al poder o ya en él, necesiten, requieran aportes de las empresas no habrá solución al problema. La corrupción entre nosotros se mantiene firme desde la colonia y a los dos gobiernos populares, radicales y peronistas les pasó lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *