Obras en Córdoba sin rendición de cuentas de fondos nacionales

Tres grandes proyectos en Villa María, Villa Nueva, La Carlota y otros municipios de Córdoba fueron gestionados a través del ENINDER con fondos del ex Ministerio de Planificación y la Jefatura de Gabinete, sin que existiera control alguno sobre su uso y destino.

El Ente Intermunicipal de Desarrollo Regional (ENINDER) se creó en el año 2000 como entidad civil sin fines de lucro y –tras la firma del Pacto de Saneamiento financiero y fiscal entre la provincia de Córdoba y los municipios— quedó constituido como ente autárquico público. Fue fundado por representantes de los municipios de Villa María, Villa Nueva, La Carlota, General Dehesa, Las Perdices y Alejandro Roca, en ejercicio de la facultad que les otorga la Constitución Provincial para constituir organismos intermunicipales con el fin de realizar obras y actividades de interés común. Al cierre de la auditoria en 2012, el ENINDER agrupaba a 51 municipios – a fin de 2015, luego de sucesivas bajas, a 44.

La AGN auditó transferencias de fondos destinadas a financiar tres proyectos del ENINDER –remodelación del Anfiteatro de Villa María, construcción del Puente Villa María-Villa Nueva, y obras de pavimentación urbana y rural— por un total de $183,8 millones (una muestra que representa 91% del total de fondos transferidos).

Las Unidades de Ejecución Nacional (UEN) involucradas fueron la Jefatura de Gabinete de Ministros y tres dependencias del Ministerio de Planificación Federal: la Subsecretaría de Obras Públicas –que envió más de la mitad de los fondos auditados (63,71%)—, la Subsecretaría de Coordinación de Obra Pública Federal, y la Dirección Nacional de Vialidad.

De los 51 municipios miembros, solo 12 recibieron transferencias en el período, tres de los cuales concentraron 85% del total: Villa María (61.5%), Villa Nueva (13%) y La Carlota (10.5%).

La auditoría demoró dos años y ocho meses, debido a que la Subsecretaría de Coordinación de Obra Pública Federal tardó siete meses en responder consultas de la AGN y a que se debió acudir al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 4, Secretaría N° 7 del Dr. Ariel Lijo, para obtener acceso a documentación que era retenida por los auditados.

Como observación general, la AGN señala que las UEN consintieron que la gestión de los fondos nacionales transferidos estuviese a cargo de un ente cuya operatoria no está alcanzada por el control de ningún organismo nacional, provincial, o municipal. Esta situación cobra particular relevancia en la obra de construcción del puente Villa María-Villa Nueva debido a que la Dirección Nacional de Vialidad efectuó el envío de fondos directamente a la cuenta bancaria del ENINDER.

El informe observa que el ENINDER adjudicó obras bajo modalidades de contratación poco transparentes y por montos que superaban los precios promedio de mercado. Se destacan en este punto las obras de pavimentación adjudicadas por el ENINDER a la empresa Tecnología y Construcciones SRL por $105,6 millones (58% del monto total auditado). Fueron dos proyectos: el primero se adjudicó directamente a Tecnología y Construcciones SRL y el segundo fue ganado por la firma en un concurso de precios sin publicidad. Los fondos provinieron de la Subsecretaría de Coordinación de Obra Pública Federal y de la Subsecretaría de Obras Públicas respectivamente. Un análisis de costos llevado a cabo por el equipo de auditoría determinó un sobreprecio promedio de 140% en el valor por cuadra de estas obras.

El informe detalla también irregularidades en los plazos y la documentación de avance de las obras en general, con retrasos en 80% de las obras auditadas sin justificación; y un incumplimiento en 60% de las obras con respecto a la obligación de emitir certificados aún cundo no hubiera avance de obra. En las obras a cargo de Tecnología y Construcciones SRL, el ENINDER informó a los municipios avances de obra aún no alcanzados: es decir, cobró por adelantado trabajos aún no realizados, generando excedente financiero. Pese a las demoras e irregularidades, ninguna UEN accionó los procedimientos previstos en los reglamentos de rendición de cuentas.

La intermediación del ENINDER, quien a su vez subcontrató a terceros para llevar a cabo las obras, costó a los municipios entre 1,9% y 6,2% de los montos erogados, comisión que fue incluida en los montos pactados con las UEN.

Ver informe completo de la Auditoría General de la Nación, Resolución 129/2016.

3 opiniones en “Obras en Córdoba sin rendición de cuentas de fondos nacionales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *