No Será Magia

A un mes de la asunción de Mauricio Macri todavía no están contabilizadas todas las celadas que el kirchnerismo dejó tras de sí. Tampoco queda claro si los primeros pasos del nuevo gobierno son los oportunos. Lo que es evidente es que la magnitud de los desafíos no son percibidos por los ciudadanos – salvo en el aumento de precios – con toda su envergadura y que una mezcla de firmeza y laxitud rigen las acciones dominadas por el ensayo y el error.

Una metáfora de los desafíos y las celadas es la fuga y persecución de los tres asesinos vinculados al tráfico de efedrina. El Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires seguía conducido por María Florencia Piermarini, de la gestión Scioli – ahora reemplazada – y la evidencia de la complicidad de penitenciarios con los fugados es indiscutible. Los fugados se tirotearon dos veces con distintas fuerzas de seguridad y no pudieron ser atrapados, marcando la “ayuda” que reciben y la impericia de quienes deben dar con ellos.

La comunicación, sobre la que el PRO siempre hizo un punto fuerte, también falló con el anuncio de la detención del trío cuando en realidad se había recapturado a uno solo. El propio Macri voceó en falso.
Antiguos funcionarios, tramas mafiosas, acciones no oportunas, errores de comunicación y una oposición dispuesta a sacar partido, forman una combinación susceptible de desembocar en una crisis y en escalar de la provincia a la nación.

Otro caso lo constituye la quiebra de la avícola Cresta Roja, sumida en el desmadre de los subsidios kirchneristas; los negocios con el gobierno chavista y el presunto vaciamiento de sus dueños. En el medio, el drama de 5000 familias sin trabajo. Protesta social y represión pusieron a prueba los reflejos del gobierno a una semana de asumir.

Es pronto para señalar una tendencia en el camino del necesario afianzamiento del poder presidencial que Cambiemos deberá cimentar en una sociedad que no está en una crisis evidente y con una oposición que conserva una importante capacidad institucional.

El Jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña defendió el uso de DNU para este tramo inicial: “No comparto esa idea de que estamos gobernando por decreto ni de que haya contradicción con el espíritu republicano. Es una herramienta constitucional más. Hay un temor del gen autoritario en la Argentina y de que nosotros queremos esa concentración de poder. Y no la queremos. Todas las señales que estamos dando es de reducción de la concentración de poder de la Casa Rosada”, dijo sobre la implementación de decretos de necesidad y urgencia.

Esa acumulación de recursos institucionales y simbólicos que definen el éxito del liderazgo presidencial está en sus comienzos y para la apertura de sesiones ordinarias del Congreso deberá reforzarse, puesto que en esa arena se decidirá la suerte de los decretos refrendados en este primer tramo de gobierno y la posterior definición de constitucionalidad de las leyes que devienen de los decretos aprobados. Además de las leyes que serán necesarias para la gestión. Con la paridad de fuerzas en el legislativo Cambiemos estará obligado a la negociación.

Un mes de gobierno es poco para comenzar a reparar ciertas cosas que funcionaban y funcionan mal en el país. Mejorar la comunicación y evitar situaciones represivas como la ocurrida en La Plata son prioritarios para el corto plazo.

La economía

La salida de la particular administración del tipo de cambio del gobierno anterior fue menos traumática de lo vaticinado. Hoy, con el dólar a 14 pesos el tipo de cambio se encuentra, todavía, un 22 por ciento más bajo que el promedio entre enero del 2002 y noviembre de 2015.

Una vez eliminadas las segmentaciones del tipo de cambio con solvencia por las nuevas autoridades monetarias, aventando los fantasmas de un dólar disparado, se avanzó en una política contractiva que se fijó con el objetivo de estabilizar los precios. Así, en las últimas tres licitaciones de LEBAC, el BCRA absorbió 66.700 millones de pesos, más del 10% de la base monetaria de principios de diciembre, al mismo tiempo que fue reduciendo el costo al que colocó sus títulos.

El segundo paso, destinado a contener la segunda inflación más alta del mundo, el llamado esquema de inflation targeting, prevé continuar con la tendencia descendente de las tasas y establecer esas metas de inflación que tienen como escollo el estado de desmantelamiento del Indec, por lo que su nuevo titular Jorge Todesca, lo declaró incapaz de realizar estadísticas serias, hasta mediados de año.

Las nuevas autoridades del BCRA tomaron otras medidas como convertir el equivalente a 3100 millones de yuanes provenientes del swap con China a dólares líquidos para reforzar las reservas que se vieron acrecentadas con las liquidaciones de exportaciones de soja que ahora tienen un dólar más atractivo y 5 puntos menos de retenciones.

Se estima que las reservas internacionales se incrementarán en unos 8000 millones de dólares, con lo que llegarían a acumularse cerca de 34.000 millones a fin de enero.

La negociación con los holdouts, las paritarias y la reducción de subsidios energéticos, como ingredientes de una política antiinflacionaria son los temas que siguen sobre la base de que algunas variables macroeconómicas están estabilizadas.

En el marco de las dificultades internas no debe perderse de vista la crisis que atraviesa Brasil; los temblores de la economía China y la persistente anemia de la economía de Europa.

También es destacable que ante los escollos, la reacción de la nueva administración no tiene un sesgo recesivo: la quita de retenciones a la exportación de trigo, maíz, otros cultivos y de bienes industriales, junto con el inminente nuevo tope de ganancias y la suma fija de fin de año para beneficiarios de la AUH y jubilados que ganan la mínima, representa agregar al déficit del 7 por ciento del PBI, un punto más. Es decir, agrava la situación fiscal. Por supuesto que esto es una película y no una foto, veremos como evoluciona.

La política

Vimos que el Gobierno nacional está consolidando un poder con el que aspira llegar al inicio de sesiones ordinarias con una fuerte autoridad presidencial, engarzada con una buena vinculación con la sociedad. Para esta construcción es clave el rol del Ministro del Interior que trajina hoy por las provincias, conversando con los gobernadores que tiene ascendencia sobre sus senadores. En esa Cámara, Cambiemos tiene una minoría que requerirá de mucha negociación.

La etapa que se abrirá en marzo será crucial y mostrará el grado de madurez política y, tal vez, el grado de recomposición del sistema político argentino. El politólogo Ernesto Calvo define los prejuicios bastante acendrados sobre el Poder Legislativo: 1) Los legisladores que no pertenecen a l bloque mayoritario no pueden aprobar leyes; 2) La pérdida del control mayoritario hace imposible la aprobación de dictámenes en las comisiones permanentes y de sanción en el plenario; 3) El Congreso no tiene interés, capacidad o autoridad para limitar las propuestas del Ejecutivo; y 4) La mayoría de la legislación aprobada por el Congreso ha sido formalmente propuesta por el Ejecutivo.

Algunos datos desmitifican estas afirmaciones. De los 46.965 proyectos de ley ingresados entre 1983 y el 2007, sólo el 5 por ciento fueron propuestos por el Poder Ejecutivo. De los casi 2000 proyectos ingresados por el Ejecutivo en ese período, el Congreso sancionó, escasamente, el 58 por ciento.

Con respecto al interés o intervención del Congreso en las leyes, la evidencia empírica dice que Diputados ha enmendado el 35 por ciento de los proyectos del Ejecutivo – de los cuales aprobó el 60 por ciento – en tanto que el Senado sólo lo ha hecho con el 14 por ciento.

Ante el prejuicio de la improductividad, el mismo trabajo revela que entre 1983 y 2007 el Congreso sancionó 2805 leyes, 1165 de las cuales fueron propuestas por el Ejecutivo (41 por ciento) y 1640 leyes fueron iniciadas por legisladores, correspondiendo 984 a Diputados y 659 por el Senado. Es decir que el 60 por ciento de la legislación ha sido originada por el Legislativo.

En resumen ha sido muy baja la aprobación de proyectos del Ejecutivo sin modificación alguna hasta el 2007. Este será el escenario venidero con un Legislativo no monocolor como la ha sido desde el 2011 y hasta 2015.
En definitiva, el trabajo político, tanto en el Legislativo como en el Ejecutivo será central para instalar las bases de un buen gobierno que cuente, por supuesto, con la mayor aprobación ciudadana posible.

Del peronismo

Por último, queda analizar cuál será la forma de recomposición del PJ desde el llano. ¿El kirchnerismo será una corriente más del PJ? ¿O será, como los últimos años, el PJ una corriente interna del FpV? El tiempo y la política dirán.

Los asados veraniegos de Sergio Massa – con sus legisladores -, Juan M. Urtubey, Gustavo Sáenz y Diego Bossio – que no puede acaudillar a los intendentes del conurbano bonaerense – incluirán en fecha próxima, y en Córdoba, a los locales José M. De la Sota y Juan Schiaretti.

En el asado de Pinamar analizaron la marcha de los gobiernos de Macri y María E. Vidal, atrapada en el Presupuesto y el road movie de los prófugos; qué pasa con Cristina Kirchner; y cuál será la actitud final de Daniel Scioli, quien tomaría envión hacia la frustrada presidencia, presentándose como candidato a senador por la provincia en el 2017. Idéntica estrategia pergeña Massa que aceptó la invitación para acompañar a Macri al Foro de Davos, a la vez que ordena a sus legisladores ayudar a Vidal dentro de sus posibilidades.

El kirchnerismo, por su parte, espera su turno. La familia presidencial tiene una gran preocupación. En Santa Cruz, Alicia no está precisamente en el “País de las Maravillas”. Parece que este año todos necesitarán más que mucha magia.

2 opiniones en “No Será Magia”

  1. más proximo a hoy: que opinas de la censura a Victor Hugo? Como juegan los factores economicos ahi? Que opinas del acallamiento de TODAS las voces contrarias? Que opinas del avasallamiento de las libertades? Y lo que es aun mas importante: que opinas de la “dirigencia” de la UCR que les dio la base a estos tipos para que hoy nos gobiernen? Son responsables. Aguante Moreau, al final, el unico lúcido. Los otros gagas o entregados por un carguito o una embajada! Estoy muy enojada con mi partido, lo han destruido!!!! Un abrazo. S

  2. Excelente artículo “No será magia” del Lic. Jesús Rodríguez.

    Cuando afirma que todavía no son percibidas por los ciudadanos en su verdadera magnitud los desafíos que debe enfrentar el nuevo gobierno, formula una serie de consideraciones muy acertadas.

    A tales consideraciones solamente agregaría que uno de los principales obstáculos que Macri deberá sortear para conducir con éxito a la Argentina lo constituye el sindicalismo argentino (definido por el Peronismo como la columna vertebral de su movimiento).

    Y digo que un obstáculo a superar es el sindicalismo porque en toda la historia argentina de la segunda mitad del siglo XX, tuvo un protagonismo determinante en el diseño del país y permanentemente jugó un rol preponderante en la definición del presente y del futuro de Argentina.

    Evidentemente que en la mayoría de sus expresiones y acciones se hizo sentir con su identificación y pertenencia partidaria e hizo cosas y desplegó acciones que poco tenían que ver con su rol de protector de los trabajadores y mucho se relacionaban con sus pretensiones de ganar posición en su propio movimiento o partido político de pertenencia.

    Para que Macri pueda conducir los destinos de la República, no solo la deberá dotar de “institucionalidad” sino que le deberá hacer comprender a la sociedad argentina que los intereses de la ciudadanía nunca pueden ser lesionados por los intereses sectoriales de los trabajadores por muy loables que sean las reivindicacioens que se pretendan instalar o defender.

    Raúl Alfonsín reinstaló la Democracia en la Argentina no solo porque recuperó la independencia de la justicia y restableció los derechos humanos enjuiciando a las Juntas Militares, sino porque devolvió la calidad institucional a la República. Lo que Alfonsín no pudo lograr fue la democratización sindical (recuérdese el fracaso de la Ley Mucci) y lo que le costó a la Argentina ese fracaso que hizo víctima a su Gobierno de 13 paros generales realizados por la CGT que, vistos en el tiempo, con una perspectiva diferente, se advierte que no pretendían otra cosa más que validar el poder sindical tomando de rehén a toda la sociedad argentina.

    Resolver la prevalencia ilimitada del sindicalismo es el gran desafío de Macri. Lo debe lograr para que la Argentina sea viable como país serio y maduro y capaz de ofrecer oportunidades de desarrollo al resto del mundo.

    Si se fracasa en este objetivo, la caída de Argentina continuará inexorablemente y la mantendrá entre los países inviables del mundo moderno.

    Suerte a la República !!!

    Cr. Alberto Castagno – Ex Subsecretario de Coordinación de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación (1986/1989)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *