La Muerte de Kirchner: Incógnitas e Incertidumbres

El fallecimiento del Presidente Kirchner, figura decisiva en el panorama político de esta década, abre incógnitas sobre el futuro argentino.

En primer lugar, sobre el devenir del Gobierno de su esposa, tributario del dispositivo de poder cuya jefatura política ejercía.

También sobre el partido gobernante, cuya titularidad ejercía, que deberá desairar su historia y demostrar que tiene aptitudes para procesar pacífica y ordenadamente su sucesión.

En rigor, es el conjunto del sistema político el que debe ofrecer, dando cuenta del clima de alta crispación social y baja densidad institucional que ofrece la realidad, claras y contundentes decisiones que confirmen que los indicios evidentes de final de ciclo se conviertan, de manera efectiva, en cimientos de un cambio de época.

Ello es así porque la democracia, en tanto construcción histórica que supone un poder legítimo y la subordinación de los apetitos sectoriales al interés público, exige a la política un desafío de envergadura: cumplir con la misión fundamental que la ha distinguido en el mundo moderno, esto es el de entregar certezas de conductas para la vida social.

En este contexto de incógnitas, es el Gobierno el que tiene la responsabilidad primaria de proveer de certidumbre a la sociedad argentina.

2 opiniones en “La Muerte de Kirchner: Incógnitas e Incertidumbres”

  1. CFK tiene dos caminos… el que indicás de “procesar pacífica y ordenadamente su sucesión” y de lo contrario el de ahondar la crispación social y la pésima calidad institucional… En otras palabras, o elige quedarse con Moyano y otros procesados por la justicia, o elige el camino de un PJ más institucional (que no se si eso existe pero… creamos que es posible) donde sus “antes opositores” ahora serían aliados.

    Como CFK ya ha demostrado su forma de procesar las situaciones límites, habrá que ir preparándose para vivir los últimos años de un gobierno que “va de salida” y donde los radicales habremos de estar preparados -una vez más- a dar todo por salvar las Instituciones de la República.

    Así como se terminó el menemismo, con la muerte de K se terminó el frente para la victoria (que es lo que siempre resaltaron).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *