Hacer política no diluye la identidad

Anoche estuve conversando con Carlos Pagni sobre cómo la política es el caballo que tira del carro de la economía y nunca al revés.

Esta mañana la nota de opinión de Tito Palermo, mi colega Presidente del Club Político Argentino, refuerza esta idea con un agregado: “Paradójicamente, cuando más precisamos de la política, más descreemos de ella”.

Los ejemplos -tanto históricos como contemporáneos- deberían servirnos para todo lo contrario: aferrarnos a la política en momentos de crisis o tensión.

En la entrevista de anoche, le recordaba a Pagni que uno de los proyectos económicos más innovadores y visionarios que tuvo la Argentina fracasó por falta de acuerdo político.

El Plan Pinedo de 1940 delineaba para la Argentina un rumbo de industrialización e integración al mundo, con un Estado muy presente que se valía de una reforma financiera profunda para apoyar la creación de valor en las exportaciones.

Sin embargo, en el Congreso los radicales votaron en contra del plan y nunca salió. No fue una simple reacción de sectores opositores.  Lo que sucedió fue lo siguiente: el autor del plan y Ministro de Hacienda, Federico Pinedo, lo fue a ver al líder radical Marcelo T. de Alvear para conseguir su apoyo. Alvear le dijo que si el gobierno intervenía las provincias de Santa Fe y Mendoza  y garantizaba comicios limpios, el radicalismo votaba el plan. Pinedo no pudo asumir el compromiso. Fin del Plan Pinedo.

Un ejemplo contemporáneo. Ya que estamos en épocas de adoptar “mejores prácticas”, miremos a Alemania. Para ganar por cuarta vez las elecciones, Ángela Merkel tenía varias opciones pero eligió pactar con su competidor. Así, el partido socialdemócrata alemán renovó acuerdos que permitieron en su momento reprogramar la edad jubilatoria y, por el otro lado, garantizaron por primera vez en Alemania un salario mínimo para los trabajadores y que se frene la instalación de usinas atómicas en el país. Fueron acuerdos sustantivos, donde ambas partes cedieron en sus posiciones de manera significativa en cuestiones concretas que afectan fuertes intereses. No fueron declaraciones acerca de “la felicidad del pueblo” y “la grandeza de la Nación”.

Los acuerdos políticos son imprescindibles.

Adoptar este camino no implica desconocer el desafío electoral ni diluye los rasgos de identidad política que distinguen a las fuerza políticas. Pero sí requiere entender que los problemas estructurales de la Argentina se solucionan con amplias coaliciones políticas que permitan su superación.

Todo esto requiere, volviendo al artículo de Tito Palermo, “un poco de paciencia democrática y un poco menos de dramatización y tremendismo”.

Entrevista de Odisea Argentina en el canal de La Nación +

3 opiniones en “Hacer política no diluye la identidad”

  1. Claro que es necesario el dialogo político. Voy si a jerarquizar el rol de los partidos políticos – los que deben funcionar como lo indica su rol natural – como parte de los actores de dicho dialogo. Esto es para mi prioridad frente a los que solo piensan en quién ganara la próxima elección. Finalmente solo faltara una agenda. Las desigualdades estructurales, las faltas de libertades y la necesidad de un desarrollo sustentable con educación de calidad me parecen pueden ser el punto de partida.

  2. Coincido con Tito Palermo en la necesidad imperiosa de “un poco màs de paciencia democràtica y un poco menos de dramatizaciòn y tremendismo”
    Si esto puede cumplirse el paìs puede pensar en politicas de Estado y comenzar el camino de la recuperaciòn republicana. Ello implica no pocos cambios culturales en los tres Poderes.. Allì yo diria mas Justicia legìtima, la de la Constituciòn Nacional y menos corporativismo y partidismo politico en el ejercicio de su fundamental rol .. y lo mismo cabe para un Legislativo que debe funcionar màs para la ciudadanìa y la defensa de sus derechos que para corporizar una obediencia debida sin principios, muchas veces, sin lògica ni racionalidad aplicada a la realidad a la que hay que enfrentarse.. Gracias reiteradas por el trabajo y la informaciòn compartida por la Auditoria y el Club Politico. Hacen mucha falta.

  3. Excelente analisis de Jesus Rodriguez, lo he viso por TV y me parecio un criterio madurado por su experiencia y estudios de nuestra realidad.

    Agradecido por mantener entre sus seguidos por internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.