Foto de la deuda en 2015

Un examen especial aprobado recientemente en el Colegio de Auditores muestra el creciente estrangulamiento financiero de la Argentina en el período 2010 a 2015.

La auditoría se concentró en las medidas adoptadas por el Banco Central de la República Argentina para ordenar la oferta de dinero en el país (técnicamente conocido como programa de esterilización) y en la evolución de los títulos de deuda emitidos (LEBAC y NOBAC).

Entre 2010 y 2015 se afectó severamente la solvencia del Banco Central al disminuir sus reservas y aumentar cinco veces su deuda.

El informe documenta cómo, en el período auditado, carecimos de reservas suficientes para afrontar la cancelación de deuda pública y privada en moneda extranjera.

Por otra parte, el endeudamiento del Banco Central -a través de la emisión de LEBAC y NOBAC- se multiplicó por cinco. El incremento más significativo ocurrió en el último año de la gestión de la anterior Administración; mientras que en 2014, la emisión de LEBAC en dólares, medida en moneda local, alcanzó los $5.680 millones, en 2015 aumentó a $31.273.

Lo mencionado hasta aquí es lo que revela el informe de auditoría (ver informe completo publicado por la AGN). ¿A qué se debe este desequilibrio? Es, sin duda, consecuencia directa del crecimiento del gasto público.

En 2015, el déficit fiscal consolidado Nación + provincias fue de cerca del 8% del PBI. Hay que remontarse al gobierno de Isabel Perón -42 años atrás- para encontrar un déficit mayor. También es alto comparado con la situación de la mayoría de los países de la región latinoamericana.

Cuando el gasto público supera los ingresos -como ocurre en Argentina desde 2008-, debe ser financiado. ¿Cómo? Hay tres vías posibles, que pueden combinarse: 1) imprimir billetes, con eventuales repercusiones inflacionarias, 2) endeudarse en el mercado interno, lo que genera subas en la tasa de interés, o 3) endeudarse en el mercado internacional, con el riesgo de afectar negativamente la competitividad del tipo de cambio.

La Argentina acudió, principalmente, al endeudamiento con el Banco Central en el período 2011 a 2015. Hace poco la AGN aprobó otra auditoría -el informe sobre la Cuenta de Inversión 2015-, que mostraba el crecimiento de la deuda pública en 52,7% en ese último año de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner cuando, a su vez, trepó a casi el 51% del PBI.

El Banco Central estuvo al servicio del financiamiento del gasto público del Poder Ejecutivo, con 2/3 de su activo comprometido en asistencias financieras al Tesoro Nacional. Recordemos que además del aumento de la deuda en pesos, las reservas fueron disminuyendo hasta llegar a representar, en 2015, un 20% de lo que eran cinco años antes. Nuevamente fuimos a contramano de la región; en el mismo período, Brasil aumentó sus reservas en 53%, Colombia en 61%, Chile en 25% y Perú en 9%.

En los últimos cinco años de la anterior Administración, la Argentina tuvo más inflación, más gasto público y menos reservas que el promedio de los países latinoamericanos.

El incremento en el monto emitido de LEBAC y NOBAC por el Banco Central por encima del flujo de acumulación de las reservas internacionales influyó críticamente sobre las expectativas de devaluación y sobre la solidez de las cuentas del Banco Central.

En conclusión, el estudio especial de la AGN muestra una fotografía a 2015 con un extraordinario desequilibrio del Banco Central que exige ser re-encauzado de manera gradual y paulatina.

7 opiniones en “Foto de la deuda en 2015”

  1. Está muy buena esta auditoríoa. ¿Hay posibilidades de que se haga ahora una auditoría similar sobre el estado actual de la situación?

    Esos $31.273 millones en Lebacs eran realmente preocupantes. ¿Es posible que ahora sean $900.000 millones y se espere que para fin de año sean 1.200.000.000.000?

    Realmente necesitamos que se auditen estas cosas, estaría bueno que en paralelo se audite lo que paso en el gobierno anterior y en el actual, para que dentro de 4 años no veamos un artículo similar sobre este gobierno.

  2. En este informe esta demostrado el “el existo del populismo peronistamdisfrasado en esta
    oportunidad ´ppr eñ relato Kisnerista! -Asi esta el pais.Jorge Ciarliero

  3. Jesús, realmente me preocupa mucho este tema y me gustaría tener respuestas a estas preguntas:

    ¿Hay posibilidades de que se haga ahora una auditoría similar sobre el estado actual de la situación?

    ¿Crees que esa auditoría sería importante?

    Basado en tu conclusión: “… un extraordinario desequilibrio del Banco Central que exige ser re-encauzado de manera gradual y paulatina”, ¿Crees que se está re-encauszando o que se está profundizando?

  4. Jesús, se que sos una persona ocupada y tal vez no hayas tenido tiempo de contestar aún.

    Pero me parece al menos sospechoso que subas un informe describiendo un problema del año 2015 y con una conclusión que parece no encajar con lo que se está haciendo ahora.

    Al no contestar mis preguntas, creo que de alguna forma estás cubriendo a quienes continuan agravando una situación que ya era grave en 2015.

  5. Muchas gracias por el envío…lo comparto con amigos y en mi muro de face…
    Me preocupan los mismos puntos que indicó Jorge…y me pregunto si es posible tener datos del estado actual, o por lo menos del 2016 en breve plazo…

  6. Gracias por los comentarios. La AGN audita a posteriori de los hechos. La situación actual del Banco Central se verá reflejada a partir del año que viene en nuestros informes. Con respecto a las preocupaciones que expresan algunos lectores, sin duda todavía hay un camino por recorrer para salir de esta encrucijada financiera en la que estamos inmersos desde hace años. Es importante que la recomposición del equilibrio es ahora un objetivo a lograr donde antes no lo era. Los resultados se verán en el mediano plazo, pero el camino está trazado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *