Desequilibrios

Barcos pesqueros en Mar del Plata

Lograr el equilibrio entre crecimiento económico y cuidado del ambiente no es sencillo. Menos en un país federal, donde cada provincia es dueña de sus recursos naturales; se requiere una articulación inteligente entre jurisdicciones y con el Estado Nacional para generar ciertas pautas comunes que -sin entorpecer el desarrollo de cada localidad- garanticen el derecho constitucional del conjunto de los habitantes a un ambiente sano.

Los países en desarrollo tienen además la tendencia a sobre explotar aquellos recursos naturales abundantes y de alta demanda global debido a una historia de ciclos económicos muy pronunciados.

El proceso decisorio ha sido lento e ineficaz (y en oportunidades, cómplice de la depredación), tanto desde el plano legislativo como ejecutivo. En lo primero, se ha sub/mal utilizado una herramienta poderosa: las leyes de presupuestos mínimos. Las dicta el Congreso Nacional y rigen de modo uniforme en todo el territorio nacional como reglas de juego que garantizan a los habitantes una protección ambiental mínima más allá del sitio en que se encuentre. En cuanto al Poder Ejecutivo Nacional, ha creado estructuras pero sin dotarlas de los recursos (o el poder) necesario para ejercer controles que protejan a la población y el ecosistema.

A lo largo de las últimas dos décadas, la Auditoría General de la Nación viene realizando una radiografía de la gestión ambiental del Estado Nacional, y ha documentado abusos al ambiente que se verifican en casi todos las actividades económicas. Entre las auditorías aprobadas este mismo año ya hemos sido testigos de varios de estos abusos (ver entradas anteriores: Amenaza TóxicaDébil rol del Estado en gestión ambiental de las PasterasPasivos ambientales estatizados).

En la última sesión de Colegio de Auditores, este pasado miércoles 3o de noviembre, se dio una particular afluencia de informes sobre gestión ambiental, que refrendan lo dicho:

  • En minería (período auditado: 2010-2014): La Secretaría de Minería otorgó beneficios del régimen de promoción minera a la empresa interestatal YMAD, basada en Catamarca, y a su empresa socia mayoritaria en la explotación del yacimiento Bajo La Alumbrera, sin llevar adelante el debido control de cumplimiento de obligaciones de gestión ambiental.
  • En energía (período auditado: 2009-2013): A diciembre de 2014, sólo o,98% del consumo eléctrico estaba basado en energías renovables (la meta del Programa Nacional GENREN era 8% para 2016). La participación de ENARSA en la gestión del programa ha sido desordenada e ineficaz.
  • En pesca (período auditado: 2012-2014): La merluza común logró recuperar biomasa en 2013 -2014, pero esa mejora tiene una fuerte base en la coyuntura económica que desincentivó la exportación. Los controles estatales sobre la actividad continúan siendo igual de débiles que en la auditoría anterior y el cuerpo normativo contradictorio e incompleto.
  • En agricultura (período auditado: 2013-2015) En 2009, el SENASA propuso el funcionamiento de una Base Única de Datos de Aplicadores, después de detectar fallas de control de agroquímicos pero hasta la fecha no se implementó. Como consecuencia, la población está expuesta a riesgos de salud.

Una síntesis más exhaustiva de los informes aprobados puede ser consultada aquí.

2 opiniones en “Desequilibrios”

  1. Este tema también es muy discutido actualmente en EEUU. Transcribo un comentario de Paul Driessen, analista de políticas para el Comité por un Mañana Constructivo (www.CFACT.org), y autor de Eco-Imperialismo: Potencia verde – la Muerte Negra, y otros libros sobre el medio ambiente.

    Donald Trump planea “hacer retroceder el progreso” sobre el cambio climático, la energía y el medio ambiente, los activistas, los reguladores y sus aliados afirman los medios de comunicación. La afirmación depende de la definición de una de “progreso”.

    Estos grupos de interés definen el “progreso” como siempre en expansión leyes, los reglamentos, las burocracias y el poder, para llevar las emisiones de aire y agua de todo tipo hasta llegar a cero, para evitar enfermedades que atribuyen a MANMADE contaminantes y evitar el “cambio climático peligroso hecho por el hombre.” El logro de estos objetivos se requiere el control de casi todas las facetas de nuestra economía, industrias, vidas, medios de vida y el nivel de vida.

    Si estamos hablando de detener y revertir este control federal desenfrenada, Presidente Electo Trump ha comprometido a rodar “progreso” de nuevo – y no un momento demasiado pronto, si vamos a rejuvenecer nuestra economía.

    Terrenos federales, agencias de recursos y el medio ambiente han desatado tsunamis de regulaciones en los últimos años, y el presidente Obama está a punto de emitir muchos más antes de enero 20. El costo total del cumplimiento de las normas federales era alrededor de $ 1 billones de dólares anuales en 2006. Desde entonces se ha duplicado , elevar el reporte federal y carga de cumplimiento a $ 6,000 por persona por año , hasta finales-2016.

    La Administración Obama ha impuesto hasta ahora algunos $ 743 billón de esos nuevos costos, a través de 4.432 nuevas reglas que requieren 754 millones de horas de papeleo, según un nuevo Foro de Acción de América del análisis. La ficha anual acumulativa $ 2 billones representan más de todos los impuestos las personas y organizaciones federales recaudados en 2015; incluye 10 mil millones de horas que se ocupan de la documentación; y no incluye las regulaciones estatales o locales. Uso de la tierra y los costos de cumplimiento ambiental representan una parte importante y creciente de este total.

    Estos costos afectan la innovación, la creación de empleo y el crecimiento económico. Ellos hacen millones de desempleados.

    Así que vamos a examinar el “progreso” en contra de otros dos estándares: (1) reducción de la contaminación hasta la fecha; y (2) la validez de las afirmaciones utilizado para justificar las regulaciones ambientales cada vez más engorrosos y caros.

    Nunca podemos tener contaminación cero. Las leyes de los rendimientos decrecientes vienen cada vez más en juego: deshacerse del último 10% puede costar tanto como la eliminación de la inicial de 90% y rara vez se necesita. Y no podemos controlar la contaminación de la naturaleza: volcanes, incendios forestales, la proliferación de algas tóxicas, ventilaciones del océano profundo, la erosión de rocas que contienen mercurio y otras sustancias tóxicas, y otras fuentes.

    Sin embargo, podemos llegar al punto en el que los contaminantes restantes presentan pocos o ningún riesgo para la salud – y lo hemos hecho en gran medida por lo que desde 1970, los coches de Estados Unidos han eliminado casi el 99% de los contaminantes que una vez que salieron de tubos de escape, toma nota de la Calidad del Aire en América del co-autor Joel Schwartz. Las refinerías han eliminado el plomo de la gasolina y la reducción de su contenido de azufre en un 95% – mientras que las plantas eléctricas de carbón ahora eliminan los 80-95% de las partículas, mercurio, óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre que emiten en 1970.

    El asma puede estar en ascenso, pero ciertamente no es debido a las tasas de contaminación, que han caído dramáticamente.

    La calidad del agua también se ha disparado. A lo largo del río en el que crecí en Wisconsin, una docena de parejas de águilas calvas ahora tienen nidos donde no los había cuando yo era un niño, cuando no se podía comer a los peces o nadar en el agua contaminada. Lo mismo ocurrió en todos los EE.UU.. Otros problemas siguen pendientes de resolución.

    Como Presidente Electo Trump ha bromeado, “Solía ​​ser que los coches se hacían en Flint, y no se podía beber el agua en México. Ahora nuestros coches se hacen en México, y no se puede beber el agua en Flint “.

    Eso es porque las autoridades locales y la USEPA no hacen su trabajo – no supervisa ni resuelve su defecto, tuberías de plomo corroídas. Reparación del sistema de Flint, y hacer frente a los problemas de agua y alcantarillado en otras ciudades, tendrá un costo de miles de millones de dólares. Si nos vemos obligados a gastar decenas o cientos de miles de millones en los riesgos exagerados, fabricado o imaginarios, habrá poco para resolver nuestros restantes reales problemas de salud.

    Vamos a celebrar nuestro progreso, y dirigimos nuestra atención a los problemas reales que aún deben ser corregidas. Examinemos también alegaciones que se utilizan para justificar las regulaciones – y hacer retroceder las reglas que no son aceptables en científica.

    EPA insiste en que el ahorro de combustible y reducir la contaminación de los vehículos ahora súper limpias requiere que los coches y camiones ligeros obtienen 54,5 millas por galón para el año 2025. Sin embargo, el logro de este forzarán a la gente a conducir más pequeño, los coches más ligeros, más plastificados, menos seguros – y millones más serán mutilado y matado. EPA no menciona que, o reconocer que la fractura hidráulica asegura otro siglo de aceite y gasolina: la hora de idear nuevas fuentes de energía.

    Por encima de todo, sin embargo, la razón de la Agencia de Protección Ambiental de ser, por querer ampliar constantemente su presupuesto y personal, para tratar de regular nuestras granjas, fábricas, hogares y los suministros de energía, para tratar de conducir industrias enteras a la quiebra – es su afirmación de que los seres humanos están causando el cambio climático catastrófico, poniendo así en peligro la salud y el bienestar humano. Las afirmaciones no resisten el escrutinio.

    A pesar de que los niveles de dióxido de carbono atmosférico siguen aumentando – y estimulan el crecimiento de las plantas en todo el mundo – excepto durante la fuerte 2015-16 El Niño, las temperaturas medias globales se han mantenido estables durante 18 años. Los glaciares de Groenlandia y los casquetes polares, los niveles del mar, huracanes, inundaciones y sequías se niegan a comportarse de acuerdo con las reivindicaciones de caos climático, las predicciones del modelo de ordenador, o afirmaciones de la EPA y Obama de la Casa Blanca.

    Mientras tanto, como EPA se traslada a imponer su “Plan de energía limpia” y otras normas draconianas, los países desarrollados y en desarrollo por igual están construyendo nuevas centrales eléctricas de carbón cada semana, ampliando enormemente su uso de petróleo y gas, y la reducción de viento y los subsidios solares. Incluso la EPA analiza reconoce que la eliminación de casi todos los estados de uso de combustibles fósiles evitará un aumento de la temperatura mundial no detectable de tan sólo 0,02 grados para el año 2100.

    Así EPA ha tratado de justificar su trabajo y economía para matar el cambio climático y las reglas de erradicación de carbón al afirmar que traerá enormes beneficios para la salud “auxiliares”. Esas afirmaciones son demasiado pura bazofia.

    Plantas eléctricas de carbón de Estados Unidos emiten menos de 0,5% de todo el mercurio que entra en la atmósfera de la Tierra cada año a partir de plantas de energía de Asia, incendios forestales, erupciones volcánicas, los respiraderos submarinos y géiseres. EPA, sin embargo, afirma que sus reglas traerá beneficios mágicamente como una mejora 0.00209 punto imperceptible en las puntuaciones de CI!

    La agencia también dice que prohíben las plantas eléctricas de carbón reducirán los niveles de “carcinógenos” y “letales” de partículas microscópicas (hollín) en el aire de los Estados Unidos. Pero la EPA no tiene ninguna evidencia médica que lo que está todavía en el aire plantea problemas reales. De hecho, los investigadores de la EPA-financiado ilegalmente sometido sujetos de prueba humanos – incluyendo pacientes ancianos, asmáticos, diabéticos y cardíacos – a 8, 30 o incluso 60 veces más hollín por volumen (hasta dos horas) de lo que afirma la EPA es peligrosa o letal . Y, sin embargo, nadie se enfermó.

    Obviamente, las normas de calidad del aire de la EPA y advertencias sobre el hollín son totalmente fuera de sintonía con la realidad.

    El gobierno federal junto inventó lo que llama el marco de “coste social del carbono”. Se asigna un precio a la utilización de combustibles a base de carbono y que emiten dióxido de carbono, al culpar a los combustibles fósiles y los Estados Unidos de CO2 por cada “daño” imaginables e imaginario de la vida silvestre, el clima y los seres humanos en todo el mundo. Se ignora por completo las enormes e innegables ventajas del uso de esos combustibles, los beneficios igualmente importantes de CO2-fertilización de las plantas, y terrible daño que resultaría de eliminar el 81% de energía de Estados Unidos.

    De hecho, la EPA y otros reguladores rutinariamente ignorar los impactos que sus regulaciones draconianas tienen en el empleo de las personas, los niveles de vida, la salud y el bienestar – incluyendo reducción de los ingresos o perdidos, nutrición, menor dependencia del bienestar, el abuso de drogas y alcohol, y la esperanza de vida más corta. A continuación, los científicos actuales, la “salud” y organizaciones “ambientales” y los comités asesores que aprueban y aplauden los reglamentos de todos modos – a menudo debido a las agencias a pagar millones de dólares al año para hacerlo.

    Así es como los burócratas siguen siendo de gran alcance, inexplicable e inmune a ser despedidos o tener que compensar a las víctimas por sus falsificaciones y acciones incompetentes o incluso deliberadas. Terminamos protegida exageradas y fabricadas riesgos, años o décadas a partir de ahora – por tener empleos, empresas, industrias, familias, comunidades, y nuestra salud y el bienestar general golpeado por un exceso de regulación en la actualidad.

    los votantes de Estados Unidos rechazaron esta agenda. Más del 90% de los condados de la nación votó a favor de la mano Trump puente a la tiranía. No queremos hacer retroceder el verdadero progreso del medio ambiente. Pero lo hacemos exigir el retorno a la cordura, la ciencia y la consideración honesta de nuestra salud en general, el bienestar y “medio humano” en la aprobación de normas que rigen nuestras vidas. Vamos a insistir en que el nuevo Congreso y la Administración hacer exactamente eso.

    Amigo Jesus. Espero que lea esto y intentemos no imitar políticas desastrosas para nuestros propios intereses como país.
    Atte. Roberto

  2. Exposición clara en un país federalmente unitario, con predominio de ejecutivos cuasi monárquicos. Las falencias denunciadas, endémicas, ¿cómo se solucionan?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *