Débil rol del Estado en gestión ambiental de pasteras

Foto: Telam
Foto: Telam

La producción de pasta celulosa es una actividad industrial contaminante. El impacto ambiental negativo más profundo e inmediato está dado por el vertido de efluentes químicos en los cauces hídricos, siendo las provincias que tienen pasteras instaladas en su territorio Misiones, Jujuy, Santa Fe, Tucumán, Buenos Aires y Río Negro.

Si bien existen tecnologías que permiten disminuir drásticamente los riesgos ambientales –tales como el blanqueo de la pasta celulosa totalmente libre de cloro y el tratamiento biológico de residuos— en la Argentina no hay estándares exigibles ni obligatoriedad de implementarlas.

La AGN auditó las acciones de regulación y el control ambiental de la producción de pasta celulosa y papel llevadas a cabo entre 2010 y 2014 por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, la Subsecretaría de Recursos Hídricos y la Secretaría de Comercio del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. El informe fue aprobado en el Colegio de Auditores Nacionales el pasado 10 de agosto.

La auditoría detectó que el Estado Nacional no cuenta con un diagnóstico del impacto ambiental de las pasteras ni ha resultado eficaz en ejercer controles o reconvertir procesos industriales, tal como indica la ley.

En todos los casos se observó baja prioridad otorgada al problema de contaminación que genera el sector –sin que existieran siquiera diagnósticos de los impactos ambientales—, falta de presupuesto y recursos humanos para hacer efectivos los controles y ausencia  de coordinación con otros organismos.

En particular, cada uno de los organismos fue ineficaz en su ámbito de acción:

  • El Programa de Reconversión Industrial para la Industria de Celulosa y Papel lanzado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable fracasó por baja adhesión de las empresas. Tampoco se implementó la promoción de métodos limpios que prometía a las empresas reconvertidas preferencia en las compras del Sector Público Nacional.
  • La Secretaría de Comercio incumplió la Ley 26.736 que en 2011 declaró de interés público el papel de pasta celulosa para diario. Debió haber controlado la fabricación y distribución regular y confiable de dicho insumo. Sin embargo, no asignó recursos a este fin, no realizó inspecciones ni auditorias y no aseguró la presentación de los Estudios de Impacto Ambiental obligatorios para las empresas del sector.
  • Por su parte, la Subsecretaria de Recursos Hídricos como autoridad de aplicación de la política hídrica nacional, tuvo un accionar limitado debido a la ausencia de reglamentación de la Ley 25.688 y la a la falta de influencia sobre la temática en los organismos de cuenca a los que pertenece.

A pesar de que la producción de celulosa y papel prensa fue declarada de interés nacional, ninguno de los organismos nacionales competentes dedicó recursos a ejercer los debidos controles.

La Argentina no cuenta con normativa unificada que regule la producción de pasta celulosa y el control fue ejercido de modo diseminado, poco eficaz e inconexo.

El informe deja en evidencia la falta de acción por parte de las autoridades competentes en el período 2010 – 2014; se dictaron leyes y se anunciaron programas, pero no se llevaron a cabo acciones que mejoraran la situación ni se afectaron recursos a tal fin.

Desde la perspectiva de la articulación entre jurisdicciones, la AGN destaca el caso de la Cuenca Salí Dulce, donde se observó un elevado nivel de control y gestión ambiental de las partes involucradas (Nación, provincias de Tucumán y Santiago del Estero, empresas),  y recomienda replicar ese modelo en las restantes cuencas afectadas por contaminación producto de la actividad de las pasteras.

Actuación N° 199/2013 – Gerencia de Planificación, Departamento de Control de la Gestión Ambiental – Período auditado: enero de 2010 a junio de 2014 (tareas de campo: entre noviembre de 2014 y mayo de 2015).

5 opiniones en “Débil rol del Estado en gestión ambiental de pasteras”

  1. respecto de Botnia se hizo mucho ruido y no consiguieron llevar un kilo, un litro o un metro de contaminacion al juzgado federal. La represa Baixo Iguazu se rompio y la obra estuvo parada pero la recomenzaron con un decreto del gobernador Carlos Richa cuyos policias lastimaron a doscientos maestros que fueron a reclamar sus salarios el 29 de abril de 2015. No pagan indemnizaciones por terrenos inundados por la represa. La Obra esta siendo construida por Odebrecht involucrada en fraudes al gobierno con Petrobras y en Argentina en complicidad con Cristina Fernandez. Simplemente una banda internacional que deberia pedirse la captura de Marcello Odebrecht para ser juzgado en Argentina. Ya esta preso en Brasil y se le aplico una multa de cien millones de reais. No hay ninguna observador argentino ni internacional siendo que el cauce es de rio internacional a pocos kilometros de la frontera Argentina/Brasil

  2. Al igual que la contaminación del Riachuelo por los “cuereros” durante la colonia, sin que los virreyes hicieran algo efectivo, como también sigue la misma con los efluentes de las fábricas y los gobiernos que pasan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *