Las irregularidades en el PAMI

Crédito imagen: Atrial_flutter34.JPG, James Heilman via Wikimedia Commons

Dos auditorías aprobadas en 2016 sobre PAMI muestran el estado crítico de esta obra social que -con alrededor de 4,5 millones de afiliados- es la más grande de la Argentina. Su importancia está dada no sólo por cuántas personas atiende sino por quiénes son: jubilados y pensionados de la Argentina, el grupo más vulnerable de la población en cuanto a necesidades de salud.

El Colegio de Auditores afrontó una serie de limitaciones para analizar los Estados Contables 2012 del PAMI, principalmente por la falta de confiabilidad de los sistemas e inconsistencias contables. En consecuencia, tal como ocurre desde hace dos décadas, la semana pasada la AGN se abstuvo de emitir una opinión sobre los Estados Contables auditados.

La fecha del ejercicio es en sí misma una muestra del desorden administrativo. El atraso de cuatro años entre el cierre del ejercicio y el dictamen de la AGN se debe a que recien en agosto de 2015 pudieron comenzar las tareas de campo del equipo de auditoría.

Otro hecho saliente -destacado en la carta de control del informe de la AGN- fue el resultado de una depuración del padrón de afiliados llevada a cabo por el PAMI a principio de 2016: 400.000 supuestos beneficiarios fueron dados de baja porque tenían doble afiliación, fecha de nacimiento anterior al año 1900, números de CUIT o CUIL erróneos y otras inconsistencias. Antes de ser corregidos, estos datos estaban  “justificando” el pago en exceso a los prestadores de salud que representan alrededor del 23% del gasto operativo del PAMI.

A mediados de año la AGN había aprobado otra auditoría sobre PAMI, en esa oportunidad acerca de las prestaciones odontológicas del instituto, revelando que en 92% de los casos no había ningún control sobre las empresas prestadoras de servicios.

La falta de controles es una constante en el PAMI. Ya en el año 2003, como resultado de un informe especial de la AGN que manifestaba irregularidades graves, el instituto fue intervenido por el Poder Ejecutivo Nacional. Un examen realizado un año después mostró algunas mejoras formales, pero cerca de 40 auditorías que se realizaron desde entonces hasta la fecha dan cuenta de una situación semejante a la que existía antes del intervención.

El sector de salud, al igual que el de energía o de transporte, ha estado operando desde principio de milenio “bajo emergencia”. Aún mucho tiempo después de que se superara la crisis económica que desencadenó la aplicación de la Ley de Convertibilidad, se continuó prestando servicios bajo estándares muy bajos de calidad y pasando por alto los debidos controles sobre las empresas involucradas, sean éstas concesionarias en los casos de energía y transporte, o prestadoras en el caso de salud.

4 opiniones en “Las irregularidades en el PAMI”

  1. Historia repetida, una, entre otras, “caja política” de los gobiernos. Los controles y auditorías deben organizarse por parte del estado nacional, los aportantes, los beneficiarios, los gremios y los colegios de quienes prestan servicios, con estadísticas públicas cruzadas. Se defrauda, abusa, siempre a quienes no pueden defenderse.

  2. Muy buena la nota.-
    Respecto al tema de la Salud, es un área muy apasionante como dificultosa en su control. En nuestro país, existen normativas y auditorias que muchas veces no se cumplen o se cumplen a medias y eso facilita los focos de mal gasto de recursos, inequidad del sistema (hablando desde lo prestacional), lo que conlleva a que nuestro mayores, no tengan el servicio médico que se merecen.-
    El análisis ya lo tenemos y es bueno, para saber donde estamos parados, ahora es tiempo de poner las cosas en orden, las normativas están y hay que hacerlas cumplir a todo nivel.-

  3. Dentro de las irregularidades del PAMI, se encuentra la burocracia que deben hacer los afiliados, que en general son personas mayores o muy mayores. En nuestro caso, donde solo recibimos como prestación los medicamentos al porcentaje común a todos, nunca nos reintegraron el monto de la prótesis aduciendo que no se realizó el tramite pertinente. Si, se había buscado todos los formularios en el PAMI Trelew pero al momento de pedir que fueran llenados nos informa la persona encargada en el hospital, que se bajaría del día previsto de la operación. Dado la recomendación de sus médicos particulares que la operación se diera a la mayor brevedad dado sus problemas cardiológicos, se determinó adquirir la prótesis y después solicitar el reintegro, el cual nunca se efectivizo por no haber seguido los “pasos previos”. El motivo era que una paciente de la edad de mi mamá llevaba ocho días esperando una respuesta y después de salir de alta, dicha paciente aun continuaba sin respuestas del PAMI. Mi madre tiene Alzheimer y hace cuatro meses ingreso a una residencia geriátrica y PAMI sigue sin considerar ni siquiera considerar sus medicamentos a un 100% cuando tengo conocimiento de personas que tienen un ingreso que excede los mínimos y reciben dicha prestación. Creo que PAMI Trelew deja bastante que desear. No es darle un subsidio, es darle una prestación que le corresponde. Considerarán que la enfermedad del Alzheimer es recuperable???? Muy buena la nota y espero que sigan todas las auditorías posibles pues es realmente una vergüenza que personas de más de 80 años deban de deambular para ser atendidos. A partir de un convenio con la Provincia de fecha reciente, hubo algunas mejoras en cuanto a las derivaciones pero sigo sosteniendo que en PAMI todavía deben auditar en forma permanente pues solo la voluntad política no cambia los focos de corrupción existentes. Por mi salud mental prefiero ni acercarme al PAMI y seguir solventado en forma particular todos las necesidades de salud de mi madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *