El pasado que vuelve o, mejor dicho, siempre está

En esta campaña electoral desde el oficialismo se ha insistido, una y otra vez, en que el triunfo de Cambiemos es un retroceso. Para ello la propaganda oficial y sus voceros oficiales y oficiosos han desarrollado la idea de todo lo que perdería la sociedad, sobre todo los mas humildes.
Vale preguntarse si la instalación del medio es efectiva, aunque parece que no, pero es interesante darse  cuenta que no es novedosa. El mejor ejemplo es este afiche, que me lo hizo conocer un amigo del Club Político Argentino, donde se presentan las calamidades que sucederían si ganaba la Unión Cívica Radical. El afiche probablemente sea de la campaña electoral del año 1950, cuando Ricardo Balbín fue arrestado el mismo día que fue a emitir su voto y llevado detenido primero a Rosario y San Nicolás y finalmente Olmos.

Otra noticia de esta campaña electoral es la utilización de instituciones, por parte del oficialismo, para adherir a sus candidatos. Esto tampoco es novedad. En la primera, y breve, etapa camporista del peronismo que precedió a la era lopezreguista era cosa de todos los días. La Resolución del Rectorado de la UBA de Julio del año 1973 por la que se expresa el júbilo por la concreción de la “vieja y  apasionada esperanza por el regreso del Gral. J. D. Perón para que asuma el poder” y la “puesta a disposición de los cargos” es tan solo un ejemplo.

Casi que se podría decir,como F. Nietzche cuando se refiere a la historia, que “el populismo es la eterna repetición de lo mismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *